Buscar este blog

martes, 8 de enero de 2008

El hambre sí es problema nuestro

Esta madrugada
el hambre arremetió contra mi morada,
robándose un cable de electricidad,
para vender el cobre y poner así
pan sobre la mesa de alguien sin empleo.

Hace unos meses
el hambre arremetió contra mi morada,
llevándose el medidor del agua,
para vender el cobre y lograr así;
otro indigente alimentar a su familia.

¡No!, el hambre no es problema ajeno,
es también problema mío,
porque me afectan las consecuencias de su ira;
no todos se conforman con bocados
hallados en pipotes de basura.

No todos se someten a vivir como animales,
-como perros, gatos y zamuros-
de las sobras de los basurales.

No todos se conforman con recoger latas y botellas
y vendérselas a las grandes empresas,
o con intentar entrar a la rosca buhoneril.

Algunos roban los cables y medidores
de ciudadanos indiferentes, indolentes y apáticos.
Algunos atracan con picos de botella, chuzos o chopos.

¡No!, el hambre no es problema ajeno,
también es problema mío,
también es problema nuestro.


Buhoneril: relativo a los buhoneros, es decir a los trabajadores de la economía informal.





No hay comentarios: