Buscar este blog

martes, 8 de enero de 2008

Fanatismo y razón.

Cuando el fanatismo vence a la razón
hablar mucho es peligroso,
el humorismo es un delito,
la disidencia es contrarrevolución.

Pero el pensamiento a nadie pertenece,
no se puede encarcelar pensamientos,
solo personas.

Y aun no he entendido la diferencia entre presos políticos y políticos presos.
Si es que la hay....

¡Qué puedo decir...!

Duele ver hermanos divididos por palabras que ni conocen,
al menos si usáramos más el diccionario...
sabríamos que para ser oligarca primero hay que ser gobierno
y para ser escuálido primero hay que estar harapiento, pálido y desnutrido.

Y como dijera un tiempo la tan extrañada Rochela
¡Ay Andrés Bello!, ¿Qué hemos hecho con tu idioma...?

No hay comentarios: