Buscar este blog

martes, 8 de enero de 2008

Y naciste en una noche...

Y naciste en una noche tétrica y obscura; sin luna,
en la calle aquella en que la gente nace ya envejecida,
y creciste sin juguetes,
sin amigos,
sin mascota,
en el cerro aquél en que los niños son soldados sin patria,
y volaste finalmente
más allá de la poesía,
a la galaxia aquella en que las palabras se divierten
celebrando al amor, a la vida, a la belleza,
a la libertad, a la paz, al gozo, a la alegría...

¡No vuelvas!, aun no regreses,
mira que aquí las cosas no han cambiado
sino para empeorar:
los bebés siguen naciendo envejecidos,
los niños son militantes de rencores, venganzas y tristezas,
y las palabras se retuercen de dolor
sin que nadie las atienda.

No hay comentarios: