Buscar este blog

jueves, 20 de enero de 2011

Los Lamentos



Los lamentos hacen gala de sus vestes infernales
en un mundo que blasona su ceguera, su sordera y su mutismo…
El ayuno persiste en su tácita imposición
Los dolores desfilan nauseabundos
ya sin bridas ya sin riendas
por las calles de ciudades abarrotadas
y no queda sino el sueño
de una esperanza elemental
de una esperanza clandestina
de una esperanza subversiva
desmedida. contenida, represada, reprimida y coloquial.

Llantos hay que semejan al rocío
llantos tímidos goteando desde las almas turbulentas, furibundas y vencidas;
la tristeza es un regalo que aplaca el hambre
cercenando los futuros de mediocridades incoherentes
que intentan despejar sus nubarrones
que intentan  subir una cuesta vertical y despiadada
que intentan;  perseverando ante la inutilidad  del resultado.

No hay comentarios: