Gobernar es Servir

Cuando los gobernantes al fin entiendan que gobernar no es mandar sino SERVIR; entonces y sólo entonces habrán verdaderas DEMOCRACIAS....


Y es que no queremos mandatarios, lo que queremos son SERVIDORES... servidores públicos...

Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

lunes, 23 de mayo de 2011

La Princesa Candelita


La princesa Candelita
tan alegre y tan bonita
era el alma de las calles
y era linda de verdad.

La princesa Candelita
nueve años no tenía
y ya era tan mujer
que de madre nos hacía.

La princesa Candelita
se escondía de la poli
si robaba comidita
para niños sin hogar.

La comida era robada
de las fuentes venía el agua;
Candelita bienamada
nos hacía de mamá.

Pero a mi no me trataba
como a un hijo que has parido
yo era el niño más querido
por Candela quien me amaba.

La princesa Candelita
se dormía junto a mi;
me decía: -tú eres mío
y yo soy tu fiel mujer,
ven que yo te quito el frío,
ven y déjate querer-

Las estrellas como techo
las aceras como cama
Candelita con su pecho
me decía: -¡soy tu almohada!-

Candelita me decía
ven que yo te quito el frío,
eres mío, solo mío
y jamás me olvidarás,
seré tuya para siempre
para siempre, ya verás…

Y los niños envidiosos
recelaban del cariño
que con gestos amorosos
Candelita me otorgaba;
pero nadie se quejaba
pero no les importaba
pues Candela la princesa
a toditos nos quitaba
hambre, sed, frío y tristeza
con su cándida belleza.

Pero un día un automóvil
la arrolló a la princesita
y lloramos y gritamos
y a Dios mismo le imploramos
mientras se nos despedía
con su mágica sonrisa
me decía y repetía:
-Voy al Cielo de primero
y te guardo un puestecito
muy cerquita de mi Dios-

La princesa Candelita
se fue al Cielo un día de Mayo;
desde entonces sigo siendo
su querido y su lacayo.

No hay comentarios: