Gobernar es Servir

Cuando los gobernantes al fin entiendan que gobernar no es mandar sino SERVIR; entonces y sólo entonces habrán verdaderas DEMOCRACIAS....


Y es que no queremos mandatarios, lo que queremos son SERVIDORES... servidores públicos...

Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

lunes, 30 de junio de 2008

Tomaré La Bastilla

Tomaré La Bastilla, arderá el manantial
de clamores que cantan en senderos de sal,
y serán mis sentencias un sin fin de cascadas;
aromadas de flores, que derriten nevadas.

Verteré mis silencios de asombrosa poesía
sobre todo desierto de vocablos sin guía;
y ayunado de embustes, volveré a replicar
que se viene a este mundo para amar…¡para amar!

Regaré con jolgorios todo llanto verbal.
Zurciré los lamentos con un hondo caudal
de sinuosos caminos de caricias y encomios
y daré con el sueño que se sueña en binomios.

Destruiré la censura que se esconde detrás
de las sombras mezquinas de un columbro mordaz,
y llameante y sincero, volveré al pedestal
en que el hombre es más hombre si ha vencido su mal.

martes, 24 de junio de 2008

Cerebros adormilados (los esclavos voluntarios)

Solemos buscarnos
figuras de autoridad
para que piensen por nosotros;

mientras

Nuestros cerebros caen
en el sopor eterno
de la Pereza y la Apatía


¡He dicho!

lunes, 23 de junio de 2008

El ogro y la niña (dueto tonisan y Denn)

-¿Sería tan amable de darme una moneda?
Es tarde y hace frío, no para de llover,
me asusta aquel mendigo tirado en la vereda,
la panza me hace ruido, no tengo qué comer.

-¿Cómo es que me molestas? Dinero no me queda
y llevo mucha prisa pues tengo que correr;
no quiero detenerme, la vida se me enreda;
si pierdo mi trabajo me bota mi mujer.

-Disculpe por favor, no quise ser cargosa
los chicos; casi siempre, sabemos molestar.
¿Me acepta un regalito? Hoy encontré esta rosa
yo sé que a su señora la flor le va a gustar.

La niña lo miraba sonriendo deliciosa,
el ogro frunce el ceño y se apresta a replicar:
-¡Ah infanta descarada!; ¿qué rosa ni qué rosa?
y ajándole el retoño, comiénzala a insultar.

Pequeña y aterrada, temblando por el frío,
con lluvia en sus ojitos la niña respondió:
-¿Por qué rompió mi rosa? Era un regalo mío,
la flor era tan bella y ahora se murió.

La niña desvalida, mojada y temerosa
observa con espanto al viejo malgeniado,
pero es ya tanto el hambre; que llora neblinosa
mientras el hombre engulle; un nudo, consternado
y lágrimas asoman de su alma tenebrosa
que ablandan; poco a poco, su duro corazón.
El viejo; genuflecto, al fin entra en razón.

Carita sin sonrisa, de ojitos inundados
estira su manito rozando con su miel
al rostro del buen hombre que oculta, avergonzado,
los restos de la rosa, molida en el papel.
Sutil y con ternura desarma su pasado
vibrando, entre sollozos, le cuenta con temor,
y esconde su mirada rasgada de dolor.

-Mis papis hace un año, al cielo se han marchado,
mis días son oscuros, amargos como hiel,
me duermo en este saco, mugriento y remendado
el frío me castiga, helándome la piel.

El hombre entre sollozos, dolido y enfadado
con este mundo horrible, con este mundo cruel
se sienta y bisbiseando trata de hablar pausado
y entre tartamudeos le da un abrazo fiel:

-No llores niña linda, no gimas por favor,
si quieres yo te llevo cargada a mi vergel.-
Extiende los bracitos, donándole su amor
y cual su hija fuera; se va a vivir con él.
El ogro ya no es ogro, poniéndose a cantar
la carga entre sus brazos, llevándola a su hogar.

tonisan
Denn

viernes, 20 de junio de 2008

Cascadas irisadas

Agua sobre agua
y bajo el agua;
aguas:

Cascadas irisadas,
detenidas en el tiempo,
desnudan ilusiones,
esperanzas y momentos
eternizados,
en medio de un Apocalipsis
tan distante como ajeno.

Cascadas variopintas
de gotas cristalinas,
vaporosas y dinámicas,
que alegran con sonrisas verdi azules
el llanto de los solitarios.

Y lagunas
en que caen las aguas
como llanto de quimeras,
como llanto de destinos mutilados
por razones imposibles;
esos pozos de silencios refrescantes
que devuelven la esperanza
de un posible reencuentro
con un alma exiliada de la mente.

Y hermoseando todo el cuadro,
un arco iris simboliza la alegría,
en la mágica poesía del paisaje
temerario e irreverente.
Y verduras adornando;
cual brocado esmeraldino,
la paciencia necesaria e ineludible
en un mundo de cementos
y de asfaltadas tardes grises;
de ciudades tan lejanas,
tan internas,
cinceladas al secreto de cerebros taciturnos,
de ilusiones inertes...

Pero acá todo es brillor,
todo es claror
y color de vida sana.
Pero acá puedo olvidar;
por un momento,
el frenesí inquietante,
exasperante
y estresante
de las selvas
de bloque y de hormigón.


Acá,
aun puedo soñar,
imaginar que el mundo es el Edén,
ese vergel casi extinguido,
casi olvidado,
casi dormido...
en nuestros corazones.

jueves, 12 de junio de 2008

Criminal

Todo criminal fue un niño violentado
por manos inconscientes, villanas y animales,
y por complicidad de nuestros mutismos,
de nuestros gritos mutilados
transformados en silentes agonías.

¿Quién tiene la culpa?
pregunta la pluma del poeta
y no halla más respuesta
que un silencio avergonzado
culpable y alienado
anclado en los recuerdos
de un distante pasado.

lunes, 9 de junio de 2008

La esclavitud nunca fue abolida.

La esclavitud nunca fue abolida,
fue disfrazada de trabajo mal remunerado,
fue trajeada de propaganda subliminal
emboscando nuestros temores y lamentos,
haciéndonos creer que seremos mejores personas
si usamos la marca tal del producto cual.

La esclavitud persiste en todo vicio:
Drogas, alcohol y cigarrillos,
prostitución, hampa, terrorismo…

La esclavitud jamás fue eliminada,
fue incrementada
con cadenas abstractas,
invisibles y dolorosas,
cadenas hechas de envidias
de codicias
de ambiciones desmedidas.
Nunca el pobre fue más pobre,
al menos cierta vez
había dignidad en el mendigo
había dignidad en la limosna.
¡Qué nos queda!:
¿Trabajar y trabajar hasta el olvido?
¿comprar y comprar hasta la muerte...?

La esclavitud sigue atando humanidades
a la explotación del hombre por el hombre.