Gobernar es Servir

Cuando los gobernantes al fin entiendan que gobernar no es mandar sino SERVIR; entonces y sólo entonces habrán verdaderas DEMOCRACIAS....


Y es que no queremos mandatarios, lo que queremos son SERVIDORES... servidores públicos...

Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

jueves, 23 de septiembre de 2010

Rojo Cerrojo

Rojo cerrojo
románticamente roído…
Roedores de arcilla y de asfalto
Asfalto que falta al suicidio
de un clima robado al olvido…

Arrojo valiente
simétricamente
estilizado.

Radiante, la rabia rastreada
se apresta a fluir nuevamente
La gente
presiente
el caos fractal inminente.

Arrojo presente
inesperadamente
educativo.

Demente, el docente
persiste en su lente
que filtra silente las mentes
y miente y desmiente
realidades inaccesibles.

Arrojo poniente
ocasionalmente
creativo.

Políticamente
es bueno el cerrojo en la puerta
es bueno el barrote, la reja
es buena la cárcel hogar
Hogar prisión
hogar comezón
con razón sin razón
la ilusión se desvanece
en el desván.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Ciudad


Ciudad que duermes los sueños de un ocaso
ciudad  que esperas promesas de un acaso
ciudad tranquila, serena, conciliada
que espera inerte la última estocada.

Ciudad que guardas tu última promesa
ciudad que pones tu pan sobre mi mesa
ya no recuerdas la paz que atesorabas
cuando paseabas, paseabas y paseabas.

Ciudad de lunas quitadas al celeste
ciudad desnuda curtida por la peste
a dónde van tus llantos de papel
de dónde vienen tus risas de oropel.

Ciudad pujante, vibrante, arrolladora
con prisas siempre, volando a toda hora;
ciudad soberbia y falta de energía
sudando sangre, terror, melancolía
y respirando el humo de automóviles
en dónde están los sueños que; inmóviles,
nos prometías antes de haber nacido.
A dónde fue tu suelo prometido…